Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 17 de febrero de 2012

1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (5 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Una autora de 8 años publica su primera obra en formato ‘earthbook’, a caballo entre la literatura y la jardinería

Raquel Fernández Muñoz, de tan solo 8 años
El primer paso es disfrutar de su lectura hasta el epílogo, como haríamos con cualquier libro normal. Después, debemos retirar el envoltorio y la tapa de plástico para sacar la bolsa de semillas, que enterraremos de modo que queden cubiertas por una capa de 1 centímetro de tierra. A partir de entonces, mantendremos nuestro libro siempre en interior, cerca de la luz solar, y regaremos las semillas entre 3 y 4 veces por semana en pequeñas dosis de agua, logrando que la tierra esté siempre húmeda pero sin excesos de agua ni pequeños charcos. Entonces, aproximadamente 10 días más tarde, comenzarán a aparecer los primeros brotes.
Nadie diría que estas instrucciones son las de un libro, pero es que La lista maldita, la primera obra publicada de Raquel Fernández Muñoz, de sólo 8 años de edad, nació de la idea de conjugar la tierra, las plantas, la naturaleza, la transformación y la literatura a la que más cariño guardamos. Así, esta joven autora lleva a cabo en esta peculiar obra una cruel alegoría, sin ahorrarse ningún detalle, sobre los demoledores estragos que causa la falta de afecto, una pesada herencia que legamos de generación en generación.
Portada de 'La lista maldita' (Neverland Ediciones)
La lista maldita, que como no podría ser de otra forma se presentará en una floristería, El jardín del ángel, el próximo lunes 20 de febrero, se publica bajo el sello Earthbook, una patente que apuesta por la conexión entre literatura y naturaleza, y contiene dentro de cada ejemplar una caja con semillas y tierra que el lector podrá plantar dentro del propio libro, que deberá regar y ver crecer los brotes. Así, los lectores, al concluir el libro, descubrirán que se trata de un ser vivo en sí mismo, que evoluciona y crece, de modo que las propias semillas se alimentan de la tierra y el papel, que un día fue árbol, ahora sirve además de continente para que germinen las semillas.
Bookmark and Share

1 comentario:

  1. Bueno, ya está aquí. El viernes nos veremos en Valdepeñas. Besos

    ResponderEliminar

PON AQUÍ TU COMENTARIO